Home Motor Los coches de los presidentes de EE.UU: del primer coche oficial a ‘las Bestias’

Los coches de los presidentes de EE.UU: del primer coche oficial a ‘las Bestias’

por Territorio Cooper 08/02/2017 0 comentarios

Donald Trump ya es el nuevo presidente de Estados Unidos y, como era de esperar, todo lo que rodea a este conocido multimillonario y su llegada a la Casa Blanca se convierte en noticia. Incluso los coches presidenciales que tiene a su disposición. Actualmente, Trump cuenta con 12 coches oficiales -los mismos que tuvo Barack Obama– y todos tienen unas características tan peculiares, que han sido apodados como ‘las Bestias’. ¿Quieres saber cómo son los coches del actual presidente y cómo fueron los de los anteriores presidentes de Estados Unidos? Vamos a hacer un repaso de los más importantes.

El coche es un medio de transporte relativamente moderno. En el siglo XX comenzó a popularizarse entre la sociedad americana, pero no fue hasta 1918, con el 28ª presidente, Woodrow Wilson, cuando se fabricó el primer coche presidencial. Los presidentes que precedieron a Wilson optaron por la compra, a título personal, de un coche con el que desplazarse con seguridad. Wilson consiguió que eso cambiara debido al papel que Estados Unidos había tenido en la Primera Guerra Mundial. El primer coche oficial fue un Pierce-Arrow Serie 51, un imponente coche de la época.

El coche de Al Capone

Tras el mandato de Woodrow Wilson, los sucesivos presidentes estadounidenses ya disponían de coche presidencial,  los conocidos Cadillac y Lincoln. Entre las historias más curiosas que rodean esta primera etapa de los coches de los presidentes está la del Cadillac del gánster Al Capone. El coche fue interceptado por el Gobierno, y lo utilizó el presidente Franklin Roosevelt para desplazarse hasta el Capitolio tan solo un día después del ataque japonés a la base naval de Pearl Harbor, ya que el vehículo contaba con grandes medidas de seguridad. Se convirtió así en coche presidencial por un solo día.

También, hay que destacar el Lincoln Continental X-100 de 1961, considerado en ese momento el coche más avanzado del mundo, y en el que fue asesinado el presidente John F. Kennedy. Un coche que siguió circulando, con innumerables mejoras y modificaciones, hasta el fin del mandato del presidente Gerald Ford en 1977.

Con Barack Obama llegó la ‘Bestia’, el coche presidencial más sofisticado y a prueba de casi cualquier ataque. Durante todo su mandato, Obama ha tenido a su disposición 12 ‘Bestias’ fabricadas con aluminio, titanio y acero, y con capacidad para aguantar impactos de granada, misiles o ataques de gas. En su interior se podía encontrar armamento de todo tipo y hasta un pequeño espacio para una transfusión de sangre de urgencia. Cada Limo One -el nombre técnico de este Cadillac- tiene un precio de un millón y medio de dólares. Donald Trump seguirá los pasos de Obama y se desplazará en ‘la Bestia’, preparada para cualquier ataque y con todos los avances tecnológicos de los que disfrutó Obama en sus desplazamientos. Eso sí, Trump renovará el modelo, con el que ya se están realizando todo tipo de pruebas.

Parece que la ‘Bestia’ se queda en La Casa Blanca una temporada más.

 

Articulos que te pueden interesar

Deja un comentario

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu email y te enviaremos nuestros mejores contenidos.

Cerrar

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu email y te enviaremos nuestros mejores contenidos.

Cerrar