Home Deportes Mejora tu técnica y nada sin cansarte
natacion

Mejora tu técnica y nada sin cansarte

por Territorio Cooper 28/07/2017 0 comentarios

¿Te has parado a pensar alguna vez por qué los nadadores no parecen cansados después de una competición? Si quieres saber cómo consiguen hacer largos y largos sin apenas desgaste, sigue leyendo porque te vamos a dar las claves para que tú también lo consigas este verano.

Lo más importante es adquirir tu propio ritmo de nado. Lo habitual es que empecemos a nadar demasiado rápido, a mucha más velocidad de la que nuestro cuerpo es capaz de mantener a largo plazo. No te preocupes si también te ha pasado: el agua no es nuestro elemento natural y casi todos perdemos el control de nuestros movimientos  y las sensaciones que nos producen. ¡Por eso es tan importante que te esfuerces en encontrar tu propio ritmo!

Pero, ¿cómo encontrar ese ritmo? Es algo tan sencillo como sentir que puedes hacer tantos largos como quieras, ya sea a braza, crol, espalda o mariposa, sintiéndote tan a gusto en el agua como un pez. Te darás cuenta de que has encontrado tu ritmo porque empezarás a disfrutar del placer de nadar. De hecho, se produce una reacción física: sube el calor corporal y comienzas a sentir un gran bienestar. ¡Te sentirás muy a gusto, fuerte, relajado y con ganas de seguir surcando las aguas!

Una de las claves para tener una buena técnica es mejorar la propulsión. Unos músculos fuertes facilitan dar amplias brazadas y acompañarlas con un movimiento de pies que nos permita avanzar, pero lo más importante es asegurarse de hacer los movimientos de forma correcta, especialmente con los brazos, que son los responsables, en más del 80%, de la velocidad de tus movimientos en el agua.

La técnica de los Navy SEALs

¿Has oído hablar de la técnica de los Navy SEALs? Estos militares estadounidenses del Cuerpo de Operaciones Especiales en mar, aire y tierra (SEAL hace referencia a las siglas en inglés de ‘Sea, Air and Land’) están especialmente instruidos para actuar bajo el agua, y tienen una depurada técnica natatoria, el combat sidestroke, que ya utilizan muchos socorristas en todo el mundo. Esta técnica combina movimientos de crol y braza para reducir el rozamiento con el agua y permite coger más impulso gracias al movimiento de giro del cuerpo.

Este ‘combate acuático’ se libra sin apenas sacar el cuerpo del agua. Partiendo de una posición horizontal, con los brazos completamente extendidos y la mirada al frente, sólo tienes que elegir el lado que vas a dejar sumergido y desplazar el agua con el otro brazo -como en el crol- para terminar dejándolo completamente pegado al cuerpo. A continuación, hay que girar el cuerpo y la cabeza de forma lateral, sacándolos ligeramente del agua para tomar aire. Entonces llega el momento de dar una nueva brazada con el brazo que está bajo la cabeza y desplazar el agua hacia atrás para volver a la posición de partida mientras haces con las piernas un movimiento similar al de una tijera que se abre con las rodillas semiflexionadas y se cierra con las piernas totalmente estiradas y alineadas con el tronco. Si los Navy SEAL consiguen ganar sus batallas en el agua, ¿por qué no vas tú a conseguir mejorar tu técnica de nado y ser capaz de nadar varios kilómetros sin cansarte?

Articulos que te pueden interesar

Deja un comentario

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu email y te enviaremos nuestros mejores contenidos.

Cerrar

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu email y te enviaremos nuestros mejores contenidos.

Cerrar