Home Tendencias Slow life y mindfulness: disfruta de tu tiempo
Coopertire

Slow life y mindfulness: disfruta de tu tiempo

por Territorio Cooper 31/03/2016 0 comentarios

Hoy en día, el ritmo de vida acelerado asumido desde los 90 empieza a dejar paso al propio disfrute del tiempo, a la dedicación consciente tanto a nuestro cuerpo como al entorno que nos rodea. Es el llamado movimiento slow.

La corriente del slow life te invita a ser el dueño de tu propio tiempo, a huir de las actividades ‘2 en 1’ y realizar cada tarea durante el tiempo necesario para desarrollarla con plenitud. Los adeptos a esta filosofía argumentan que este ritmo pausado es necesario para establecer relaciones verdaderas y significativas con el prójimo, con la cultura, el trabajo y la alimentación, y que no tiene nada que ver con ser torpes, lentos o improductivos. De hecho, es un enfoque que anima a la actividad frente a la pasividad sedentaria de quienes pasan diez o doce horas metidos en una oficina.

La clave para disfrutar de esta nueva experiencia de vida es el equilibrio. Aprovechar la tecnología, por ejemplo, para ahorrar tiempo en el trabajo sin agobiarse y que, de esta forma, después podamos mantener una buena conversación durante una comida con la familia o los amigos.

Además, el concepto de slow life va más allá del trabajo o las relaciones sociales. Esta actitud de vida ha ido acercándose a corrientes que comparten las mismas ideas, como el yoga y la meditación.

Uno de los conceptos con más tirón es el mindfulness. Esta práctica de origen budista se basa en ser plenamente consciente de lo que está ocurriendo en el presente, aquí y ahora. Viene a ser una especie de carpe diem enfocado en la atención plena a lo que estamos haciendo. Es el estado ideal para ignorar las distracciones y concentrarse en un objetivo, ya sea laboral, deportivo o de ocio.

Esta antigua filosofía nos enseña a focalizar la atención en el momento presente para mejorar el rendimiento del tiempo y la asimilación de conceptos. El objetivo del mindfulness es abandonar la multitarea para conseguir eliminar el estrés y todas las dolencias -tanto psicológicas como físicas- que están asociadas al mismo.

Como cualquier otra capacidad, la atención plena se entrena. Está claro que con el ritmo de vida apabullante que llevamos no será fácil ni rápido que se extienda a toda la sociedad, pero la satisfacción al conseguirlo es innegable. Los expertos en mindfulness recomiendan reservar entre 5 y 20 minutos diarios para poder concentrarse en nosotros mismos y lo que nos rodea, bien sea al despertar, antes de irnos a la cama o en una pausa entre horas. Así que ya sabes: si estás en una época de tensión puntual, con exámenes por delante o un gran proyecto profesional por entregar, por ejemplo, puedes practicar tu concentración durante los minutos previos a la realización de esa importante tarea.

Los ejercicios para ejercitar tu atención son de lo más variado, desde disfrutar de una pasa hasta colorear mandalas siendo únicamente consciente de las formas y los colores que empleas.

Si quieres saber más sobre el mindfulness, puedes leer Focus, de Daniel Goleman, donde conocerás todos los detalles sobre esta práctica y cómo acercarte a ella.

Articulos que te pueden interesar

Deja un comentario

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu email y te enviaremos nuestros mejores contenidos.

Cerrar

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu email y te enviaremos nuestros mejores contenidos.

Cerrar