Home Deportes El rugby subacuático, del césped a la piscina
rugby-subacuatico

El rugby subacuático, del césped a la piscina

por Territorio Cooper 17/05/2017 0 comentarios

Gafas, tubo, aletas y mucha fuerza. Estos son los cuatro elementos que se necesitan para practicar rugby subacuático, una modalidad deportiva que mezcla bajo el agua el rugby tradicional con el baloncesto y que nació en Alemania hace alrededor de 50 años. Si correr por el césped con el balón implica un esfuerzo físico considerable, hacerlo dentro de una piscina complica un poco más las cosas. ¿Quieres saber cómo se juega a este duro deporte?

El rugby subacuático se disputa en una piscina de 3,5 a 5 metros de profundidad. El partido se divide en dos tiempos de 15 minutos, con un descanso de 5 minutos. ¿El objetivo? Marcar gol en la portería rival, una especie de cesta metálica que se sitúa anclada en el fondo de la piscina, en cada uno de los extremos.

Los equipos, que pueden ser mixtos, son de 12 jugadores, de los cuales 6 participan activamente bajo el agua. Los demás esperan su turno para entrar a jugar cuando uno de sus compañeros solicite un cambio; cambios que, por cierto, son ilimitados durante el partido. ¿La razón? Los deportistas necesitan recargarse de oxígeno para jugar cuando están abajo.

¿Y cómo se mantiene el balón dentro del agua? Muy sencillo: gracias a su peso. Cuando surgió el rugby subacuático, los balones se rellenaban con agua de mar, que tiene más peso por su salinidad. A día de hoy, también se utilizan sustancias como la glicerina para conseguir la flotabilidad negativa que necesitan. A diferencia del balón de rugby convencional, éste no es ovalado, y tiene más similitudes con un balón de balonmano o waterpolo, de color rojo o combinando blanco y negro.

En las jugadas, el balón y los jugadores pueden ir en cualquier dirección gracias a la tridimensionalidad del campo; la única condición es que la pelota no salga a la superficie.

Un juego de valores

Lo que más destaca de esta modalidad deportiva son sus valores de equipo y de nobleza. Al igual que en el rugby tradicional, se producen melés en torno al balón (en este caso se llaman nudos), pero la seguridad de los jugadores, en un entorno de juego muy duro, es lo más importante.

¿Una curiosidad? Los equipos de rugby subacuático han heredado la tradición de disfrutar de lo que se conoce como ‘tercer tiempo’, un rato de ocio en el que los jugadores comparten su pasión por el deporte tras finalizar el partido.

El rugby subacuático aún no es muy conocido en España, pero ya cuenta con los suficientes seguidores como para tener varios equipos federados y jugar en campeonatos internacionales como el Tres Naciones, junto a Italia y Suiza. En Alemania, donde adquiere su máximo protagonismo, hay tres divisiones en las que compiten equipos de todas las edades. Un deporte diferente, que, poco a poco, va extendiéndose por todo el mundo. ¿Quieres probarlo?

Articulos que te pueden interesar

Deja un comentario

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu email y te enviaremos nuestros mejores contenidos.

Cerrar

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu email y te enviaremos nuestros mejores contenidos.

Cerrar