Home Motor Ventajas e inconvenientes de los distintos tipos de llantas
CooperTires

Ventajas e inconvenientes de los distintos tipos de llantas

por Territorio Cooper 12/04/2016 0 comentarios

Las llantas son una parte fundamental de nuestro automóvil, a menudo más de lo que imaginamos. Su función mecánica es mucho más importante que la estética, ya que están pensadas para que, al girar la rueda, se cree una corriente de aire dirigida hacia los frenos que ayuda a su ventilación.

Para conocer las características esenciales de las llantas tal vez hayas recurrido a foros donde hay demasiada información técnica y te cuesta trabajo encontrar datos prácticos. En primer lugar, es esencial saber cómo leer las medidas de una llanta, algo que, en caso de necesitar una nueva, o querer cambiarla por motivos estéticos, te será de gran ayuda. Para identificar las medidas, hay un código internacional impreso en la llanta con las medidas en pulgadas -cada pulgada equivale a 2.5 cm-.

Pongamos un ejemplo de inscripción en la llanta: 15 6 PCD4×100 ET35 C60. El 15 es el diámetro exterior de la llanta; el 6 (15 cm), el ancho interior; PCD4×100 se refiere al número de tornillos y el diámetro del agujero; ET35 indica la compensación de la llanta: lo que sobresale respecto al eje donde van los tornillos; y, finalmente, C60 marca el diámetro del centro del buje -el eje sobre el que se monta la rueda-, en milímetros.

Si quieres adquirir una nueva llanta, debes asegurarte de que el perímetro de la rueda sea idéntico al de la llanta de serie ya que, en caso contrario, será muy difícil que pases la ITV. Puedes cambiar las llantas de serie por otras tuning siempre que quieras, pero sus dimensiones no pueden superar en un 10% las del fabricante.

Las llantas más habituales son las de acero y de aluminio, aunque en competición es habitual verlas de magnesio, un material especialmente ligero y estable.

  • Llantas de acero

A favor: Son las más económicas y son muy resistentes en invierno a la sal que se esparce en caso de nieve. Además, son fáciles de limpiar y muy robustas, ya que en los habituales choques contra bordillos suelen quedar intactas.

En contra: Su diseño cerrado provoca una escasa refrigeración de los frenos, ya que el aire no circula correctamente. Además, suelen mostrar alabeo lateral y vertical, que puede llegar a provocar vibraciones.

  • Llantas de aleación

A favor: Su estética es más agraciada que las de acero, pero su mayor beneficio es la ligereza. El coche lleva menos masa suspendida, lo que provoca un mejor comportamiento del coche. También disipan mejor el calor de los frenos, algo clave para los que practican una conducción muy dinámica.

En contra: Tienden a una corrosión que puede provocar fugas de aire en los neumáticos, algo que puede llegar a ser peligroso. Son también mucho más delicadas frente a los golpes y no son sencillas de reparar. Además, son más caras.

Ahora que ya conoces las ventajas e inconvenientes de los distintos tipos de llantas, sea cual sea tu elección no olvides cuidar los neumáticos y reemplazarlos cuando sea necesario para que tus llantas te duren mucho tiempo.

 

Articulos que te pueden interesar

Deja un comentario

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu email y te enviaremos nuestros mejores contenidos.

Cerrar

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu email y te enviaremos nuestros mejores contenidos.

Cerrar